Monday, February 19, 2007

Elogio de Chesterton

La taza de té, los spaghetti y hasta el agua del baño se me han quedado fríos leyendo la nueva revista de información y opinión dirigida por José Antonio Fúster, lanzado a un proyecto mezcla de The New Criterion neoyorkino y The Spectator londinense, e impregnado a partes iguales del esmero del primero y de la fina mala leche del segundo.

Chesterton se autodefine como revista de sentido común animada por el cristianismo y un conservadurismo lindante con el liberalismo, cuyas áreas de tangencia con la tradición subraya José Barros en su ensayo sobre una de las cuestiones más interesantes, tal vez por irresolubles, de la teoría política. El ingenuo y divertido test “¿Es usted liberal o conservador?” parece redactado por quien contempla a los liberales como anarquistas con corbata, que decía mi abuelo. Mucho lo he echado de menos leyendo algunos de los artículos de esta revista.

Conservadores, pero no reaccionarios. Y para demostrarlo Vidal-Quadras desenmascara el sesgo retrógrado de la manipulación que del concepto de autodeterminación hacen hoy en día los de Galeusca. Por su parte, Luis del Pino promete acometer una tarea pendiente del análisis político actual: el espectacular aumento de la participación política no convencional la derecha española a partir de la victoria socialista de 2004. Algunos ya lo vimos venir durante los meses del No a la guerra. Tal exuberancia y radicalidad no podían sino crear una reacción igualmente intensa, aunque hasta el momento mucho más cívica. La Trinchera de la libertad será una de las secciones más interesantes, y tal vez sirva de estímulo a los investigadores de la realidad sociopolítica.

Don Mendo en La Moncloa, una entretenida sátira contra Rodríguez Zapatero y sus adláteres monclovitas, inaugura una sección en la que algunos fragmentos literarios servirán de inspiración a la crítica de algunos de los excesos de los actuales gobernantes de España. Para el siguiente número se anuncia Sherlock Holmes y el caso del 11-M, que dará que hablar, y que de seguro provocará algún que otro rechinar de dientes.

José Antonio Ullate, coherente con el ideal de Chesterton, nos recuerda que no todas las opiniones son respetables, y que opinión no equivale a conocimiento. Sin embargo, su retrato de Popper como un relativista puro se me antoja simplista en extremo. No le vendría mal una relectura para que un magnífico texto no quedase empañado por una frase desafortunada.

La ética libertaria de Dr. House es halagada por José Ángel Agejas, para quien “una cultura débil, fragmentada y sentimentalista es una sociedad cobarde”. Frente a esto, el médico de la televisión nos enseña que “las normas son medios, no fines” y que “durante los regímenes totalitarios del siglo pasado, nunca ha habido tantas leyes que quieren regular hasta el último rincón de la vida privada, y nunca hemos vivido en una sociedad más inmoral”.

El cheque escolar y el homeschooling son también objeto de debate en las páginas de Chesterton. A favor del primero la Confederación Católica Nacional de Padres de Alumnos (CONCAPA) y las comunidades autónomas de Madrid y Valencia. En contra, el ministerio de Educación –“aunque los titulares del derecho a la educación sean los padres, el Estado debe financiar a los centro porque son los garantes de que se ejecute”- y la Confederación Español de Centros de Enseñanza –“ninguna Administración va a dar al cheque un coste superior al coste del puesto escolar en un centro público”; o Isabel Bazo está peor informada de lo que debería, o miente. También en contra la Federación de Escuelas Católicas. A algunos les encanta tirar piedras contra su propio tejado.

En la sección internacional, Ángel Villarino anuncia el resurgimiento de la Democracia Cristiana en Italia -¡cuerpo a tierra!- y David Gistau, el motero más dicharachero de la calle Lista de Madrid, disecciona a uno de los grupos sociales más antipáticos que hayamos sufrido nunca: la aristocracia porteña. Pero lo mejor con diferencia es el USA es diferente (de lo que piensan los europeos) de Alicia Álvarez, quien desvela algunos de los mecanismos de la falacia antiamericana de la prensa europea.

El suplemento cultural Don Miguel incluye un cuestionario a algunos miembros de la élite española. Así nos enteramos de que el libro favorito de María Vallejo-Nágera es Fortunata y Jacinta. Sabia elección, pues la novela es una de las mejores educaciones sentimentales que se le puede dar a una mujer. Gustavo de Arístegui opta por lo políticamente correcto y confiesa que no quemaría ningún libro. Yo le recomendaría El último lector del mexicano David Toscana. Mejor quemar un libro malo que guardarlo, venderlo o incluso regalarlo. El Cardenal Carles nunca leería Los pilares de la Tierra. No me extraña, pues el best seller constituye una peligrosísima defensa de la globalización que ningún catalanista de pro debería aceptar.

El artículo de Ignacio Peyró sobre los salones franceses del XVIII, que tanto favorecieron la libertad, reivindica la nostalgia como guía para evaluar el presente, que el autor caracteriza, en lo cultural, por un estado de postración creado por la elección entre la dependencia –del Estado- y la marginalidad “casi siempre atravesada de mistificación”. Diagnóstico acertadísimo cuyos corolarios desarrolla con concisión y elegancia admirables. Joaquín Vila alerta sobre el plan de Gallardón de destrucción del Paseo del Prado, y como casi siempre Álvaro Delgado Gal llama a las cosas por su nombre: el uso excesivo del dinero público crea exportadores de las rentas públicas, algunos libros de texto son penosos y la paridad feminista “es primitivismo político”.

Igualmente elogiables son la reivindicación de Warhol de Patricia Ojeda –“ visonario y genio que buscaba la belleza en los detalles más sencillos...”- y la deliciosa carta de Angelina Lamelas a Álvaro Pombo a propósito de La aparición del eterno femenino... novela que le traslada a algunos momentos de la infancia compartidos con su autor.

“Total, Álvaro, que te leí con tanta intensidad, que hasta se me olvidaron los años que han pasado, y la gripe fue como las de la prehistoria, de aquellas en las que se te podía romper el termómetro, y luego jugabas con las bolitas de mercurio sobre la colcha de piqué rosa de las enfermedades: la que nos ponían en mi casa cuando pasabas de treinta y ocho. Y todavía estoy así, encandilada....”.

Con estas amables frases redactadas desde un afecto sincero y generoso, y que Pombo agradecerá, se despide el primer número de Chesterton, todo un placer para los sentidos y una excelente food for thought, que dirían los británicos. Tres euros muy bien gastados.

17 comments:

Javier L. said...

Muy bueno, pero por favor: exuberante.

Libertymad said...

Gracias. Ahora lo cambio. Es la influencia del inglés y el portugués.

L.Vorzheva said...

Pues a ver si la consigo, porque todo el mundo me ha hablado muy bien de ella, pero en el quiosco se ha acabado...

^_^

Anonymous said...

¿Warhol un visionario? ¿Un tío que se grababa a sí mismo toda una noche durmiendo? ¿Que reproducía el mismo rostro tropecientas veces con distintos colores?

¿Eso es "buscar la belleza en los detalles más sencillos"? ¿O directamente banalidad? Yo opino que lo segundo.

Buscar la belleza en los detalles más sencillos es detenerse a contemplar un paisaje y pintar luego una acuarela en la que, a través de unos escasos y certeros toques de color, se logra plasmar la esencia de toda la imagen. Por ejemplo.

Warhol era un snob, un aprovechado y un pijoteras, como tantos supuestos "vanguardistas" de entonces y de ahora.

Quizá su obra tenga cierto interés conceptual por su mensaje de que el arte podía y debía popularizarse, "masificarse" gracias a los medios de reproducción modernos, pero poco más da de sí. Y aún esa supuesta cualidad del arte de Warhol hay que verla escéptica y retrospectivamente, pues que algo llegue a más gente no lo hace mejor porque sí (como tampoco sucede al revés). Lo vemos hoy todos los días. La cultura de masas ha abierto para el público la puerta a una gran variedad de ofertas artísticas pero también se ha colado por ella muchísima mierda.

En mi opinión Warhol está muy sobrevalorado. Y creo que a casi nadie le gusta realmente su producción, pero resulta que todo el mundo dice admirarle muchísimo, por esnobismo y porque es lo que toca.

Libertymad said...

No digas esas cosas sobre Andy porque razón no te falta. De todas formas, lo mismo que dices de Wharhol se podría decir de Dalí. En cierta forma, el catalán fue un precursos de algunas de las cosas que hizo el otro. Y sobre el esnobismo del que hablas, es cierto que aquí algunos descubrieron a Warhol anteayer, pero no creo que sea el caso de la colaboradora de Chesterton -tampoco el mío, :)

El Cerrajero said...

Está muy bien la revista y también la recomiendo.

Ahora sólo falta esperar que amplíen su distribución porque está más difícil de conseguir que la drogaína xD

Anonymous said...

Desde la Revista Chesterton www.chesterton.es, queremos darle las gracias por sus elogios hacia nuestra publicación. Un saludo.

Anonymous said...

Estimado Señor,

analiza usted y alaba las aportaciones de la revista Chesterton, entre las cuales incluye las de José Antonio Ullate, que hace una crítica al actual sistema democrático pues quita legitimidad a los ciudadanos, a los que tacha de borregos y asnos.
Me gusta la idea de que aparezca una revista de derechas de análisis político un poco profundo, que pueda competir con otras de talante mas de izquierda, como pueda ser Claves de la Razón Práctica.
Pero tenga mucho cuidado la revista Chesterton de incluir entre sus firmas a personajes de la calaña del Señor Ullate, porque puede acabar contaminando a otras personas, mas decentes y demócratas que este sujeto.
Y me explico.
A poco que investiguen en su biografía verán que este personaje, carlista militante y activista, defiende una idea de España basada en la legitimidad de un personaje paranoico al que reconocen como único rey (un tal Sixto), en la unidad de lo político con lo religioso (¿se acuerdan de la Unidad Católica de la Patria?), defensor de una visión del catolicismo intolerante, rancia y trasnochada (¿sabían ustedes que este señor considera pecado la liturgia de la misa actual, y reivindica el rito tridentino en posiciones mas próximas a Lefevre que a Benedicto XVI?).
Busquen y encuentren el juramento que el Señor Ullate hizo hace un par de años en el Monasterio de la Oliva, o su última intervención en la Cena de Cristo Rey.
Y después de todo, editores de la revista Chesterton, reflexionen y valoren con quién están jugando, porque pueden terminar quémándose en la misma hoguera.

Anonymous said...

El gran Emilio Campmany Bermejo.....

Anonymous said...

Me hace gracia el tipo ese que se permite el lujo de opinar sobre Cherkeston...es un peligro público que la Iglesia no debería tenerlo en cuenta. Más bien debería aislarlo para que sus planteamientos no tuerzan las mentes de más gentes.

Anonymous said...

lo que dice un anónimo anterior,que no es mio, lo pueden encontrar en la siguiente dirección.

http://mollelazo.blogspot.com/2005_07_01_archive.html

J.A.U. said...

Querido anónimo, haces bien en prevenir a los editores de Chesterton sobre la calaña de ese Ullate, tipo verdaderamente censurable por lo cavernícola, capaz de infectar una publicación tan digna, liberal y democrática.
¡Cuánta verdad en tus palabras!
Pero gorrión, no digas que ha llamado borregos y asnos a los ciudadanos, pues en su siniestro corazón alberga no poca ternura para el género bovino y sobre todo para el asnal.
Por cierto, tienes madera de inquisidor. Democrático, eso sí.
J.A.U.

Anonymous said...

El tal J.A.U parece ser el aludido y aparece aquí para establecer su personal teoría sobre el desarollo asnal borregil y su entronque con la especie humana. Al tal JAU más le valdría que explicara detenidamente los excentricos planteamientos sobre los que el primer anónimo( el que empieza por: "analiza usted y alaba...") nos alertaba para que nos resguardaramos de ellos. ¿ Aprovechara este blog para ello?...Lo dudo.

ja said...

Querido anonymous ¡bravo! Demuestras ser un tipo perspicaz: soy... el aludido.
Entiendo que eso del "entronque del desarollo (sic) asnal borregil (sic) con la especie humana" te tenga preocupado... pero ¡no tanto como para atribuirlo a mi pluma! Si relees mi comentario verás que dije algo muy diferente. "Ex abundantia cordis loquitur os". Debe de ser eso.
Oye, desconocido -¿emboscado?- comentarista, ¿no te parece que para no haber comido nunca del mismo plato me pides demasiado cuando dices eso de "al tal JAU más le valdría que explicara detenidamente los excentricos planteamientos..."?
A mí me encanta dar razón de mis convicciones, pero es de buena crianza presentarse correctamente.
Cuando lo hagas, te contestaré de mil amores.
Tú dudabas de que aprovechara este blog para exponer mis ideas y ves que estoy dispuesto a hacerlo.
¿Estarás tú dispuesto a salir del escondrijo? ... Lo dudo

J.A.U.

Anonymous said...

¿A quién se juzga aquí?
¿Quién es un personaje público?

ja said...

+
A mi estimado, ignoto e idiota -en la segunda y desusada acepción de la palabra, según el D.R.A.E.- interlocutor "anonynous":
Hasta donde yo sé, aquí no se está juzgando a nadie. Si así fuera, cualquier procedimiento demandaría que los "jueces" se identificasen.
Insisto, pues: ¿estás dispuesto a salir de tu escondrijo, roedor?

J.A.U.

Anonymous said...

"A Dios rogando y con el mazo dando"
" Decir es de charlatanes, hacer es de hombres formales"