Wednesday, May 02, 2007

Lo último en bolchevismo chic

Lo de las banderitas de la URSS no es nada comparado con el buen rollito totalitario que gastan algunos en las tiendas de moda de la capital de España. GION diseño japonés, un comercio mega fashion sito en la calle Augusto Figueroa 27 de Madrid, exhibe en su escaparate unas horrendas zapatillas verdes por 15 euros. Como reclamo, la gerencia de la tienda anuncia "zapatillas que Mao repartía a la gente".

¿Cuál será la próxima? ¿Los grilletes que les ponían a los tibetanos? ¿ los cráneos agujereados de los presos políticos ejecutados?

Ya que la izquierda española ha conseguido incluso leigitimar la esvástica nazi de los batasunos presentándola com símbolo del "proceso de paz", no me extrañaría que algún progre colgara en el escaparate de su boutique una réplica de los monos que usaban los prisioneros en Auschwitz con aguna leyenda relativa a lo que los de la derecha aberchale alemana repartían entre los sionistas. ¡Qué moderno!

6 comments:

snipfer said...

Oye, pues a lo mejor les mola un rato: Monos de trabajo "Arbeit Macht Frei", para descubrir el trabajo forzado.

HartosdeZPorky said...

A mi lo que me preocupa es que nos empiecen a dar de comer como en Cuba... Como será la cosa que son el único país del mundo en el que llevas tu propio peso en Kg. en el DNI. Claro. Como no varía en tu vida...

berti said...

Que assssco. Ahora estos simbolos pasan a formar parte de la cultura pop (véase el che).

Un beso!!

Anonymous said...

La svastica de HB se llama Lauburu y fué inventada por el PNV (¿quién si no?, un partido mas nazi que el homónimo alemán.

Anonymous said...

¿Por qué os quejais? Yo cada vez que veo que símbolos comunistas empiezan a ser usados como simples adornos la verdad es que me alegro, eso significa que ya no significan nada.

El otro día vi a una pijita con una camiseta negra en la que aparecía la cara de Mao feminizada al estilo Andy Warhol (pop sesentero, para entendernos) y ponía "power to the girls" en lugar de power to the people, como decía el genocida. Sólo le faltaba la R de marca registrada.

Libertymad said...

Lo del power to the girls tiene su gracia, pero créeme, lo de la tienda japonesa no era así. Casi parecía un homenaje a Mao, como los rosarios de una tienda religiosa. La diferencia entre Cristo, que no mató a nadie, y Mao, es demasiado evidente.