Tuesday, June 26, 2007

Las cuentas de la Iglesia

Siempre he pensado que el anticlericalismo es la enfermedad de algunos liberales. No quiero pensar que también entre nosotros haya quemaiglesias casados en Los Jerónimos, con hijos en colegios religiosos de pago etc... Sería terrible, aunque es cierto que la hipocresía se encuentra en todos los barrios.
Me pasan una estadística de lo que la Iglesia ahorra al Estado. Nos guste o no, no creo que nadie en su sano juicio opine que la Iglesia es un gasto. Costes laborales mínimos, personal altamente cualificado y bienes como los inmuebles etc.. disponibles. Al contrario, es un gran ahorro, aunque lo que a mí me gustaría es que en vez de subvencionarla, el Estado permitiera a la Conferencia Episcopal crear la marca Catolicismo s.a. y competir en todo tipo de mercados en igualdad de condiciones que los demás.

Lean y piensen lo que esto cuesta en manos del Estado o de alguna ONG o Fundación de miembros del PSOE, cónyuges o empresarios afines. No estaría de más que otras instituciones hicieran lo mismo y publicaranl lo que hacen y lo que nos cuesta -o nos ahorra.


1.- 5.141 Centros de enseñanza (Ahorran al Estado 3 millones de euros por centro al año): 990.774 alumnos

2.- 107 hospitales (Ahorran al Estado 50 millones de euros por hospital al año)

3.- 1.004 centros; entre ambulatorios, dispensarios, asilos, centros de minusválidos, de transeúntes y de enfermos terminales de SIDA (Ahorran al Estado 4 millones de euros por centro al año) 51.312 camas

4.- Gasto de Caritas al año: 155 millones de euros (salidos del bolsillo de los cristianos españoles.)

5.- Gasto de Manos Unidas: 43 millones de euros (salidos del mismo bolsillo, una cantidad 10 veces mayor que el 0,2% -España no da el aún el prometido 0,7%- programado en los presupuestos generales del Estado para promoción del tercer mundo este año.)

6.- Gasto de las Obras Misionales Pontificias (Domund): 21 millones de euros (5 veces mayor que el ya mencionado 0,2 %, ¿Imaginan de dónde sale?)

7.- 365 Centros de reeducación social para personas marginadas tales como ex-prostitutas, ex-presidiarios y ex-toxicómanos (53.140 personas. Ahorran al Estado, medio millón de euros por centro)

8.- 937 orfanatos (10.835 niños abandonados, Ahorran al Estado 100.000 euros por centro)9. El 80 % del gasto de conservación y mantenimiento del Patrimonio histórico-artístico eclesiástico.

El arzobispo de Zaragoza, monseñor Ureña, ha calculado el gasto total ahorrado al Estado en 36.060 millones de euros al año. El reconocido economista José Barea lo ha reducido a 31.189 millones de euros. ¿Qué más da la cantidad concreta? Lo importante es que nadie (o muy pocos) saben de este ahorro imprescindible para que la economía española "vaya bien...".

9 comments:

David said...

No es una cuestión de anticlericarismo, sino de principios. Ahorraríamos mucho más si gasearamos a todos los enfermos crónicos y terminales y a todos los integrantes de ong y partidos políticos, pero no sería moralmente aceptable. Que el estado sea mínimo antes de desaparecer y que cada cual meta el dinero donde le dé la gana.

more said...

Acertada entrada.

Por otro lado, esta dedicación de la Iglesia nace de la fe. Sin ella, nada de esto tiene sentido. Ninguno. Quiero decir que esta labor es una manifestación PUBLICA de la fe. Conviene aclarar este punto para los que una y otra vez dicen que la religión debe convertirse en algo estrictamente privado.

superliverá said...

Sólo a un idiota moral como tú se te puede ocurrir tal cosa. Con estas labores la iglesia no hace más que perpetuar la existencia de seres naturalmente desprovistos de las habilidades y el impulso vital necesarios para existir. Tu argumento apenas sirve para demostrar que hay modos económicamente más eficientes de mantener esta aberración moral que es la beneficencia. Todo auténtico liberal debe mentalizarse para que los líderes natos del capitalismo, con el apoyo de consultores de seguridad, se apropien de la fuerza de trabajo que estos degenerados han dejado abandonada. Los niños con que esta gentuza tiene la mala costumbre de llenar el mundo tendrán derecho a subsistir por sí mismos trabajando en centros recreativos privados habilitados para el disfrute de las castas naturalmente superiores.

Y si piensas lo contrario eres una miserable mariprogre.

Fede said...

Solo un pequeño matiz, la iglesia y los que contribuyen en esas nobles causas no ahorran nada al Estado a no ser que entendamos que dichos servicios tienen que ser suministrados en exclusiva por el propio estado.
En todo caso podríamos decir que ahorran a la sociedad.
Saludos

Libertymad said...

Gracias por el humor. Absolutamente de acuerdo con More. Fede, estoy simplemente describiendo, no prescribiendo, aunque también pienso como tú, pero eso otra historia. Me molestan los liberales que sin embargo propugnan medidas altamente intervencionistas para eliminar la religión de la vida pública. That was my point today.

Anonymous said...

"Gracias por el humor."

Que nos reimos de ti, no contigo.

nefar said...

"Siempre he pensado que el anticlericalismo es la enfermedad de algunos liberales".

El mismo magisterio de la Iglesia afirma la contradicción existente entre el liberalismo y la doctrina católica. Véase la encíclica de Juan Pablo II “Solicitudo rei sociales”.

Anonymous said...

"Siempre he pensado que el anticlericalismo es la enfermedad de algunos liberales".

Eso es porque el 90% de los que escribís en la Red Liberal no sois liberales: fedeguiquistas, pateristas, nacionalcatólicos, ancaps y algún que otro enajenado mental, pero lo que se dice liberales, apenas ninguno.

nefar said...

"Eso es porque el 90% de los que escribís en la Red Liberal no sois liberales"

Bastente cierto. Un verdadero liberal, en mi opinión, debería estar a favor del aborto, la eutanasia y la libertad de investigación científica. O por lo menos, aunque no lo comparta para su esfera privada, no fomentaría la prohibición de decisiones que afectan a la esfera individual de la persona.

Como decía Umberto Eco, "que yo esté personalmente en contra del aborto, no significa que me crea con el derecho de prohibírselo a nadie".