Sunday, April 02, 2006

EEUU y el sionismo

He estado haciendo una pequeña investigación a cuenta del artículo que dos profesores norteamericanos han publicado diciendo que los sionistas son los amos de Estados Unidos, y que su lobby impone sus decisiones a todos los poderes de Washington. Los argumentos no son nada originales, y la evidencia es muy sesgada. La manipulación consiste en seleccionar una sola variable independiente y contar los casos en los que la predicción se cumple. ¿Y en los que no? ¿Y si existen otros factores? Eso no parece importar a los estudiosos. El texto completo del artículo está disponible on request a mi dirección de correo electrónico.

He indagado en los orígenes de esta imputación y por supuesto que no está en Juan Aranzadi, ni en la OLP, y ni siquiera en los Hermanos Musulmanes.

El ejemplo más antiguo que he encontrado de la visión de los Estados Unidos como un país dominado por el lobby judío es de el francés Henry Delassus, quien escribió Americanismo y la Conspiración Anti Cristiana. La obra aparece en la página 53 del sensacional libro de Rubin & Rubin Hating America: A History. Los autores citan dos fuentes que han comentado el libro. Huelga decir que Hating America es lectura más que recomendable. ¡Cuántas chorradas se han dicho sobre los Estados Unidos, y cuántas más se siguen diciendo!

El asunto va camino de convertirse en un subgénero literario -mirar la sección de Historia de cualquier Corte Ingllés. Allí encontraréis docenas de libros sobre el asunto. Dos me han llamado poderosamente la atención, y si tengo tiempo los leeré en la piscina este verano:

El primero se titula Una guía del Antiamericanismo, por el periodista Moncho Tamames. El autor dice haber cursado estudios de diversas disciplinas, sin que se diga si finalizó alguno (¿un Montilla?) y dedica el libro a decenas de miles de muertos, se supone que causados por los Estados Unidos, entre ellos, claro está, los del atentado del 11-M en Madrid. El libro suena a producto subcultural de bastante poca calidad, pues el autor agradece a dos personas que hayan buscado las fuentes para él. Es decir, que él se ha dedicado a ensamblar piezas que otros le han buscado para crear una amalgama guay, que contiene hasta un CD, para ganar unas perillas y ganar puntos en algún think tank o chiringuito mediático o del espectáculo izquierdista.

El segundo libro es de Ángel Viñas y se titula Las Garras del Águila. Después de haber dedicado varios años a tratar las relaciones de Hitler y Franco, algo que comenzó a hacer cuando el dictador español seguía vivo, el bueno de Ángel se apunta a la moda antiamericana con un libro pesadísimo, que no creo quepa en mi bolsa de la piscina. Lo mejor será comprarlo, hacer fotocopias de un par de capítulos y luego devolverlo a la tienda. Eso del águila me da bastante miedo, la verdad.

A propósito de miedos, esta tarde he visto la última de Almodóvar con mi madre y me ha gustado mucho. Esta sí que es buena, tanto desde el punto de vista técnico como desde la interpretación. A diferencia de sus últimas pelis, parece que esta vez Almódovar sí asistió a los rodajes y dirigió a sus actrices, que bordan los papeles, especialmente Carmen Maura y una Penélope Cruz que espero sepa elegir mejor sus trabajos a partir de ahora.

Sin embargo, hay algo que no deja de preocuparme en Almódovar. Según algunos, sus personajes no son en realidad mujeres, sino gays, y de ahí que en muchas de sus películas los personajes masculinos heteros suelan correr una suerte bastante adversa. O se mueren o los matan. Más de una amiga mía me ha señalado eso respecto no sólo a Almodóvar, sino también a Gala. Recuerdo a una que se sentía indignada cada vez que alguien repetía ese lugar común de que Gala comprende bien a las mujeres. "No sé a cuáles, desde luego que a mí no" decía ella, y luego añadía algunos términos nada políticamente correctos.

Algún estudioso debería escribir un paper sobre el asunto. Almodóvar como exponente del nacionalismo queer contemporáneo: Transmutación de los géneros y holocausto fálico.

10 comments:

José María said...

¿La evidencia es muy sesgada? Sin duda debe serlo, pero es difícil no creer que el sionismo domina los EEUU (y en cierto modo el mundo) si se sabe que:

-Los medios de comunicación más influyente están en manos de sionistas (judíos en su mayoría) (incluidas TV, Hollywood y editoriales).

-La Banca internacional es de propiedad mayoritariamente sionista (judíos en su mayoría)

-El Congreso y el Senado de EEUU son abrumadoramente sionistas, con sobrerepresentación de judíos norteamericanos (en relación a su población).

De los dos hechos anteriores es difícil no plantearse la cuestión ¿quién financia a los políticos que llegan a lo más alto? ¿Quién los apoya mediáticamente?

Otro hecho ¿hay algún medio o país importante en Occidente que no apoye la existencia de Israel?

Otro hecho ¿no apoya EEUU a Israel contra viento y marea?

Si eso no son evidencias ya me explicarás qué lo serían para ti.

Borja Prieto said...

jmaria expone tres "hechos" para a continuación decir: "De los dos hechos anteriores..."

En todo lo demás también se equivoca: habla de sionistas que no son judíos, de la propiedad sionista de la Banca internacional (¿Botín es judío, sionista o las dos cosas?) y de un Congreso y un Senado que en algún momento han dejado de estar dominados por WASPs y ahora son abrumadoramente sionistas.

Pero claro, si partes de la base de que apoyar la existencia de Israel es ser sionista, pues entonces hasta Moratinos, si me apuras, es sionista.

Maite said...

A mí la peli de Almodóvar no me pareció buena; lo que sí es cierto es que, al menos, al verla no tuve la sensación de demencialidad que se apoderaba de mí cada vez que veía cada una de las películas que ha hecho desde Átame... Iba preparada para lo peor y al final no salí tan mal parada. ¿Será que padezco una especie de síndrome de Estocolmo con Almodóvar?

Libertymad said...
This comment has been removed by a blog administrator.
Libertymad said...
This comment has been removed by a blog administrator.
Libertymad said...
This comment has been removed by a blog administrator.
Libertymad said...

Me gustaría que jmaria diera un solo ejemplo de todo lo que dice. Ni un solo periódico importante ni cadena de televisión norteamericana es propiedad de judíos. El New York Times y el Washington Post pertenecen a familias anglosajonas, y los canales de televisión tienen como propietarios a grandes empresas, ninguna de las cuales es judía. En cuanto a editoriales, tampoco es cierto, a menos que uno cuente a Berlusconi como judío. La influyente revista política The New Republic está dirigida por un hombre de apellido sefardita, pero antes lo estuvo por un inglés homosexual, que como todos sabemos prueba la dominación brito-gay de los Estados Unidos.

Lo de la Banca es un mito que proviene del siglo XIX, cuando la familia Rothschild, judía también de origen británico, tenía uno de los principales bancos. El peso económico de los judíos en la Gran Bretaña victoriana y la Alemania de Bismarck no ha tenido paralelo en la historia -¿y para qué les sirvió? ¿Cuáles son las empresas angloamericanas más claramente sionistas? Revlon y Vidal Sassoon. La primera financia campañas de políticos pro-israelíes, y la segunda cofinancia un estudio anual sobre antisemitismo en el mundo que cuenta con un gran prestigio académico.

Huelga decir que el hecho de que muchos judíos se dedicasen durante siglos a la banca y al comercio -ellos inventaron la compra a plazos- proviene de las restricciones legales, que les prohibían la posesión de la tierra y el ingreso en los gremios de artesanos.

El el Senado de los EEUU hay dos judíos, uno demócrata y otro republicano. Un 2% de la representación, exactamente la proporción judía de los Estados Unidos, que según el censo del año 2001 equivale al 2% de los residentes en los EEUU (6,2 millones de judíos y 282 millones de habitantes). En la Cámara de Representantes hay 6, es decir, un 1,3%. No sé de dónde sacas eso de la sobrerepresentación. Hispanos, negros y mujeres sí que están infrarrepresentados en cuanto a su peso en la población total, como ocurre en todo el mundo -en España vascos y catalanes, dos minorías culturales, están ampliamente sobrerepresentados, pues son la mitad de la población en esas dos regiones y ostentan tres cuartas partes de la representación. ¿Por qué eso no nos importa?

Por lo tanto, esa cuestión que te planteas es falsa, porque los hechos sobre los que se apoya no existen.

En cuanto a los medios, creo que la pregunta es justo la contraria, si existe algún medio que apoye a Israel. Simplemente mira la fuente de los artículos periodísiticos sobre Israel. A veces la fuente es directamente la Autoridad Palestina -cuando aparece el nombre de una población palestina sin nombre de corresponsal ni agencia de noticias. Cuando eso ocurre, norlamente los periódicos indican "fuentes gubernamentales del país X". Salvo para Palestina. Me pregunto por qué la OLP y Hamas tienen tanta credibilidad para los medios de comunicación españoles. De las imágenes, lo mismo. Ningún medio extranjero puede rodar en el territorio palestino sin que las imágenes sean editadas primero por la Autoridad, en el caso de que se permita que un cámara extranjero ruede algo, algo que no suele pasar. Normalmente el periodista tiene que pagar a un cámara de la Autoridad. Creo que ni en Cuba llegan a tanto.

EEUU comenzó a apoyar firmemente a Israel en los años sesenta, cuando la URSS dejó de hacerlo y comenzó una terrible campaña antisemita, que no antisionista, en la que entre otras cosas se dijo que los Protocolos de los Sabios de Sión eran auténticos. Después, en los años setenta, cuando Siria comenzó a facilitar fondos y entrenamiento a diversas organizaciones terroristas europeas, entre ellas ETA, e invadió el Líbano, algo que la URSS se negó a condenar hasta los años ochenta, Israel invade una parte del Líbano y consigue desmantelar los campos de entrenamiento para ETA y los demás. EEUU apoyó esto, como creo le cabía, y España debería haberlo hecho también, pero aquí se prefirió montar el GAL, cuyos resultados no pudieron ser más contraproducentes. El apoyo de EEUU a Israel se entiende dentro de la Guerra Fría, en la que sólo un tonto habría preferido a las dictaduras prosoviéticas de la zona que a Israel.

Habría mucho más que decir, pero si uno habla de evidencias debe mencionar alguna y no repetir viejos mitos.

Dania Salas said...

Les recomiendo vivamente el libro de Robert Fisk ¨La Gran Guerra por la civilización¨, ahí encontrarán, por ejemplo, que los 4 actores principales enviados por parte de EEUU para negociar la Paz entre Israel y Palestina en 1998 (acuerdo de Wye) eran judios... pues eso, que eran judios, por lo tanto no eran imparciales, lo que demuestra hasta dónde llega ese lobby... Pero bueno, esto está documentado y Uds. pueden corroborarlo si quieren. El problema Antonio es que es muy grande para llevarlo a la piscina... ya me contarás como lo haces para llevarlo a todas partes (porque engancha). Un abrazo...

Anonymous said...

Tamames.....¿Anti Americano? ¿Anti E.ON?

Lucía said...

Por favor, qué insulto ala inteligencia humana. ES OBVIO que los sionistas están detrás de toda la campaña anticristiana en los medios de comunicación. Sus películas, reportajes, son sensacionalistas, mal fundamentadas, manipulan la información con especulaciones sin fondo que no prueban nada. El propósito es sembrar la duda. Basta ver los nombres de los directores, productores, artistas, puro judío. Y los "eruditos", barbones disfrazados, QUE COMICOS, pero no les va a resulatr su campaña. Jesucristo está en el corazón de millones de personas del mundo entero.