Tuesday, July 22, 2008

Abusos y agresiones


En la tertulia de La Tarde de COPE de hoy, los invitados mostraban su indignación por la condena de Nanny Sex. "Fue agresión sexual, no abuso sexual", bramaban. Estoy de acuerdo. El problema es que también el Papa en Sidney habló de "abusos sexuales", y no de agresiones. ¿Acaso el mismo acto es menos grave si quien lo comete es un cura, o el Papa, haciendo honor a la caridad que debe guiar su acción, apuesta por la condena mínima? En cualquier caso, resulta patética la doble vara de medir de algunos.

Ogros como Nanny Sex deben ser apartados de la sociedad durante el mayor tiempo posible, porque por desgracia no se pueden reponer de su desorden. Saldrán seguirán haciendo lo mismo porque no pueden remediarlo.

Por cierto, acabo de comprar la novela gótica El cura, del recientemente fallecido Thomas M. Disch. Me lo ha recomendado Bruce Bawer, buen amigo suyo. El protagonista de la historia es un cura pedófilo chantajeado por una secta satánica. ¡Espeluznante! Casi tan real como la vida misma.

2 comments:

Eureka said...

La doble moral, el machismo, la misoginia..., por favor ¿para cuándo la Iglesia va a dejar de practicar lo contrario de lo que predica?

Yo pido algo sencillo y contundente: cadena perpetua y castración química para los agresores sexuales y violadores... ¿por qué ningún legislador se atreve?
¿Machismo? Parece que la masculinidad siga siendo algo intocable. Lo de Nanny Sex es un insulto.

Parece que el Estado vuelve a dejar indefensos a los más vulnerables, nuestros niños... El machismo es un peligro mucho mayor de lo que podíamos presumir.

Por cierto, machismo que abunda entre los falsos progres de este gobierno, por mucho ministerio de Igualdad decorativo que nos endilgen.

Libertymad said...

Couldn't agree more. Mi estancia en California coincidió con el caso de Michael Jackson, y precisamente la señora con quien vivía había colaborado con la fiscalía porque era experta en maltratos y agresiones a niños. Me dijo que el sumario era terrible, con muchas cosas que no saldrían porque las víctimas habían llegado a un acuerdo con Jackson. Me hablaba mucho de su terrible trabajo y me dijo que por desgracia muchas de esas personas creen que hacen un bien a los niños. Son irrecuperables y deben estar aisladas. Respecto a la castración, me dijo algo tremendo. Si no lo hacen con la polla, usarán una escoba, así de mal están. Es mejor no castrarlos porque puede ser peor el remedio que la enfermedad. Ya he comenzado El cura. Es cruda, pero muy buena, y está muy bien escrita.