Sunday, July 20, 2008

Noticias de California


Parece ser que la enmienda constitucional sobre la que los californianos tendrán que pronunciarse el próximo mes de noviembre y que haría imposible el matrimonio entre personas del mismo sexo no está recibiendo el apoyo mayoritario que sus partidarios esperaban. Según la prestigiosa empresa de sondeos Field, un 51% de votantes dirá no a la prohibición de bodas gay. Un 63% de demócratas, un 32% de republicanos y un 66% de independientes se oponen a la enmienda. Aunque las diferencias entre ambos partidos son grandes, las minorías en contra de la enmienda en el caso republicano y a favor en el demócrata demuestran que el asunto trasciende los partidos.

Las zonas de mayor oposición a la enmienda son San Fracisco y Los Ángeles. No hay diferencias significativas entre hombres y mujeres. En cuanto a la edad, los menores de 30 y los que tienen entre 50 y 64 son los más dispuestos a rechazar la propuesta y permitir bodas entre personas del mismo sexo. La mayoría de los negros, asiáticos e hispanos está a favor.

Los protestantes están a favor de la enmienda (56%) mientras que los católicos están divididos en partes iguales (44% a favor y 45% en contra), aunque un 11% de estos todavía no ha decidido qué hará.

Otra noticia interesante es la división entre los grupos opuestos al matrimonio gay. Uno de ellos, llamado Campaign for Californian Families, (la página web se llama "Save California", como si el matrimonio gay fuera a destruir el estado como un terremoto), ha acusado a los demás partidarios del referéndum y miembros de la plataforma Protect Marriage de traidores, pues la enmienda no prohíbe la ley de parejas en vigor hasta que el Tribunal Supremo aprobó el matrimonio entre personas del mismo sexo. Piden un referéndum sobre otra pregunta más radical que también prohíba que las empresas privadas otorguen a sus empleados homosexuales cualquier beneficio similar al de los heteros por vivir con otra persona. Eso es lo que algunos llamamos socialismo de derechas, aunque otros le llaman liberal-conservadurismo. A este paso, tendremos que explicarles a algunos que la nacionalización de la banca y la nazionalización de la moral no son políticas liberales.

Ojalá que los de la Campaign consigan que su propuesta sea votada, así veremos a cuánta gente representan. Entre otras iniciativas, han lanzado un boycot contra McDonald's por oponerse a la enmienda. Especifican que su protesta no es porque la hamburguesería contrate gays o les permita entrar en sus establecimientos y comprar sus productos (excusa no pedida...), sino porque apoya la "agenda homosexual". ¡Qué miedo!

Comprendo la oposición de algunos al matrimonio gay, porque en un Estado intervencionista como el nuestro una cosa así implica que los profes tengan que explicarles a los niños que es bueno, y muchos padres prefieren que esos temas no se toquen en el colegio, o que la educación de sus hijos incluya los argumentos en contra de esa ley, que de todas formas tienen que acatar. Pero eso no se arregla con más intervención, como quieren los sociatas de derechas, sino con más libertad. Los elentires y demás hierbas pretenden, igual que ZP, que el Estado les diga a los niños lo que está bien y lo que está mal. Yo prefiero que lo decidan sus padres. Vamos, que yo defiendo la libre elección de las familias -y a las familias- contra el Estado, y los mastuerzos de Cristo Rey el poder de los burócratas. Dos formas diferentes de ver la vida, y por ende el liberalismo.


3 comments:

Reality Bit said...

Lo que me parece increíble es que este tipo de políticas puedan denominarse liberales porque a un tipejo se le ocurra llamarlo así. La derecha ha buscado una forma de autodenominarse para que no les suelten los perros, cuando lo más fácil es que se llamen como siempre se han llamado. Quien intenta cambiarse el nombre es quien tiene algo que ocultar, al menos es lo que yo pienso.
Muy buena reflexión

Florecilla Silvestre said...

Te dejo un vídeo de "liberal conservadores" argumentando sobre el tema en cuestión.

http://www.youtube.com/watch?v=D9IQKEeCc5o

Libertymad said...

Reality, existe una derecha liberal, si es que seguimos usando los términos "derecha" e "izquierda", que a mí me parecen obsoletos. Yo prefiero hablar de políticas de libertad (económica, social) y de intervencionismo. Yo estoy a favor de la libertad económica, de los mercados libres y de las mentes y cuerpos libres sin dañar o matar a nadie. Que eso se llame derecha, liberalismo, extrema derecha o anarquismo me importa cada vez menos. En España hemos manipulado los términos hasta tal punto que uno ya no sabe lo que la gente quiere decir cuando usa ciertas palabras, incluidas "católico" y "cristiano", por supuesto.