Wednesday, October 01, 2008

Ahmadinejad y el cura progre

Miguel d’Escoto Brockmann, un sacerdote católico nacido en Los Ángeles y de nacionalidad nicaragüense, es una de las personas que más ha contribuido a que la visita del presidente de Irán a Nueva York haya sido un gran éxito de relaciones públicas.

El clérigo, que ocupó la cartera de Asuntos Exteriores durante la dictadura sandinista y recibió el Premio Lenin de la Paz en 1986, es el actual presidente de la Asamblea General de la ONU. Fue elegido por aclamación, pues no se presentó un candidato alternativo.

Con este historial tan luminoso (entre los curas violadores de niños y los bolcheviques, no sé qué hace Benedicto perdiendo el tiempo hablando del turismo ecológico, tiene mucho que arreglar en su propia casa), el padre Miguel felicitó a Ahmadinejad tras su discurso contra Israel con un fuerte abrazo, algo que no había hecho con casi ningún orador. Después le invitó a cenar como muestra de amistad y de ecumenismo, que supongo consiste en tirar bombas atómicas contra Israel y eliminar a los maricones de la faz de la Tierra. ¡Qué divertido!


6 comments:

irichc said...

Eso por lo menos.

Libertymad said...

Después irían a por la que tienes en la foto.

donau said...

Claro, cómo no.

Lo correcto y aceptable moralmente es que las bombas atómicas las lance Israel, faltaría plus.

Y en cuanto a eliminar a los queers, no hace falta que temas a Ahmadinejad. Tienes cerquita de casa a muchos ultraderechistas que lo harían con mucho gusto. (¿O es que estos son unos hijos de puta pero son TUS hijos de puta?)

Libertymad said...

Si leyeras este blog, algo que tde nuevo te ruego hagas antes de seguir haciendo el borrico, sabrías que yo no distingo entre hijos de puta, aunque creo que hay una gran diferencia entre Ahmadinejad y los otros. Deberías viajar a algún país musulmán para darte cuenta, pero claro, eso de salir de España para ir a un lugar donde no haya marcha gay será muy desagradable. Hay tienes una gran diferencia entre unos y otros. Hay miles, pero nada hay contra la ceguera voluntaria. Tal vez cultura.
Oye, ¿tú quieres lanzar alguna bomba atómica sobre alguien? Chico, eres un poco nazi. ¿Te haces pajas pensanso en Hitler o en Stalin?

donau said...

En insultar eres bueno, como buen heredero ideológico del franquismo. Llamarte "burro" o "gilipollas" estaría a mi alcance y al de cualquiera, por eso no le veo ningún mérito, y no lo hago.

"yo no distingo entre hijos de puta", dices, para añadir a renglón seguido "aunque creo que hay una gran diferencia entre Ahmadinejad y los otros". Oye, ¿le pasa algo a tu castellano? ¿O estabas mamado cuando lo escribiste? ("Mamado", en este caso, quiere decir borracho).

Culminando el delirio, me atribuyes no sé qué de las bombas. ¡Pero si eres tú, alma de cántaro, el que sacó el mal rollo de las bombas!

Lo demás, propio de portera de Malasaña, o quizás Delicias. Que qué poco he viajado, que si marcha gay, que si pajas, que si Hitler...en suma, un visionario inventor. Si la movida gay se ha ganado agún respeto social, ten por seguro que ha sido a pesar de gente de tu calaña.

Marzo said...

Premio Lenin de la Paz.

Premio Lenin de la Paz...

¡¡¿¿Premio Lenin de la Paz??!!