Wednesday, March 26, 2008

¿Gaytasuna?

Permítanme un ejemplo: que un patán haga una película pésima, Clandestinos, en la que se banaliza el terrorismo de ETA, es algo que pertenece al ámbito de la libertad de expresión. Pero que la Fundación Triángulo exhiba la cinta en su Festival de Cine Lésbico y Gai por el simple hecho de que el protagonista se convierte en kaleborrokero después de acostarse con un etarra es una salvajada (será que, como en Texas, everything is bigger in Euskadi).

Peor que el mal gusto de los programadores del certamen fue la reacción de parte del público: sonoros aplausos cuando, al grito de "Gora ETA" o algo así, un morito acciona el detonador de una bomba puesta a los pies de la bandera de España que ondea en los Jardines del Descubrimiento de Madrid (algunos celebraron la caída de la enseña nacional con más regocijo que si Pepiño Blanco les hubiera metido mano). El tiro que una miembro del comando Madrid descerraja al guardia civil también contó con la aprobación de parte de la audiencia. Supongo que para ellos el único picoleto que se salva es el torturador Enrique Dorado Villalobos. Más de una mariprogre, descerebrada a golpe de piercing, popper y ketamina, pasa sus noches soñando con cal viva.

Chuecadilly Circus, 9 de noviembre de 2007


18 comments:

Cristina said...

Pues sin dejar de coincidir en que a la libertad de expresión, como a cualquier derecho fundamental, se le haya de otorgar siempre el campo más amplio posible, entiendo sin embargo que este filme, que ni he visto ni pienso ver, sobrepasa claramente los límites del legítimo ejercicio del derecho a la libertad de expresión y difusión de ideass y pensamientos.

Silvia tenía seis años cuando jugaba en su habitación den la casa cuartel donde vivía y una bomba de ETA la mató. No sé si los de Zero que dedican espacio a esto han pensado alguna vez en ello.

Hay una cosa que se achaca con frecuencia a las minorías, incluida la LGTB, y es SU EXTREMO EGOÍSMO e insolidaridad para con los demás: el mundo empieza y acaba en su ombligo. Cuando se habla de xenofobia, homofobia... no: no se está ante eso: se está rechazando el egoísmo, la insolidaridad, la falta de valores, la inmoralidad: y la inmoralidad es la falta e lo bueno, la ausencia de sentimientos por los demás, el ser incapaces de tener en cuenta que como uno mismo, los demás también piensan y sienten... y tienen sus muertos. Muchos muertos por defendernos a todos.

Silvia tenía seis años...

Los guardias civiles asesinados en Capbretón 22 y 23 (?)...

Cristina said...

En efecto, como acabo de comentar con una persona, estas cosas hacen un daño tremendo a todo un colectivo... cuando algunos, con su proceder carente de la más minínima sensibilidad o decencia moral, simple y básico sentido de lo bueno y lo malo... empero por otro lado, pretenden erigirse en única voz de un grupo social infinitamente más amplio que esta completa franja lunática y malvada.

¿Y si alguien publicase una foto de Zerolo colgando de una grúa mientras otros hacían mofa de ello? ¿Qué pasaría entonces? Pues quejas y más quejas. Fundadas, ciertamente, pero ¿contra este filme, hay rebelión, repugnancia, asco por lo impublicable... o se le está dando difusión y publicidad? Porque cuando a mi algo me parece repelente lo que desde luego no hago es darle espacio en una publicación de difusión nacional...

En fin, coincido con otras personas en esta mi percepción. Y que nadie salte al grito de ¡homófobia! Sino que aparquen la arrogancia, se sonrojen y hagan un acto de introspección, contrición y pensamiento de qué es lo que han hecho en este número de la revista. ¿Han pensado en las víctimas? ¿Han pensado en lo denigrante de la imagen? ¿En la presunta apología que encierra? ¿O sólo han pensado en que por el escándalo es algo que se vende... y que el dinero, dinero es... sin que importe nada más, ni un sólo valor, ni el más mínimo pensamiento para los demás?

Libertymad said...

El asunto de la película y de su promoción en Zero es un ejemplo perfecto de las profundas asimetrías e injusticias que conlleva el extraño concepto de "igualdad" que defiende la progresía. Tal vez hechos así muevan a algunos a la reflexión, aunque lo dudo.

Cristina said...

Profundas son tus palabras, libertymad... profundas y de vastas implicaciones...

Fan Fatal said...

Enhorabuena Libertymad y Aquiles, por ser portada de LD gracias a vuestro último post sobre este desagradable asunto de apología del terrorismo y de mal gusto.

Al director de la revista se le tenía que caer la cara de verguenza, claro que ¿acaso la tiene?

Fan Fatal said...

Enhorabuena Libertymad y Aquiles, por ser portada de LD gracias a vuestro último post sobre este desagradable asunto de apología del terrorismo y de mal gusto.

Al director de la revista se le tenía que caer la cara de verguenza, claro que ¿acaso la tiene?

Berlin Smith said...

"...que ni he visto ni pienso ver, sobrepasa claramente los límites del legítimo ejercicio del derecho a la libertad de expresión y difusión de ideass y pensamientos."

Es decir, no se ha visto (no se piensa ver) pero se encuentra la autora perfectamente informada y cualificada para saber, conocer y determinar que excede el derecho de difusión de ideas y pensamientos.

Aparte de la contradicción, quisiera conocer una regla de medir para saber cuándo eso es así.

(por cierto, la tal fundación triángulo, ¿no es privada? ¿tendrían derecho a poner lo que les dé la gana?)

javi-esta2 said...

Enhorabuena chicos! Una genial crónica del día. Espero obtener en los próximos días algún vídeo de Clandestinos para colgarlo en la web.

Cristina said...

Estimado Berlin Smith: es que ya con esto he visto bastante. Es repugnante de todo punto de vista. Voy a serle muy claro, desde el punto de vista de una persona muy normal que soy: aquí lo que se vende es a un sugerente efebo (por llamarlo de alguna manera... como mujer puede usted estar bien segura de que no me atrae lo más mínimo) que con mirada "interesante" empero se ríe de "un madero" mientras éste a todas luces se arrodilla ante él, tanto para servirle sexualmente como simplemente arrodillándose. Entretanto nuestro atractivo efebo le apunta con una pistola.

Así se ha acabado con la vida de Guardias Civiles... y de otras personas: así una mujer policía cuando simplemente dirigía el tráfico en un pueblo de Euskadi. dejó dos niños de muy corta edad, capaces sin embargo de enternder que nunca más verán a mamá.

Así pues las cosas, Berlin Smith, no necesitamos vernos un filme entero para juzgar una imagen. Para juzgar una imagen basta con ver esa imagen: y tal imagen es profundamente repelente por el inmenso desvalor moral que de todo punto de vista encierra.

Por cierto, para vuestra info la imagen ha dado la vuelta por algún que otro país que no es este y ha sido tildada de ofensiva, grotesca, inadmisible, primitiva, barata, cruel, estúpida, repugnante y otros calificativos que el decoro me impide reproducir... en fin: nadie la ha visto la gracia.

Y no pienso ver semejante filme: ni proporcionar ingresos ni éxito de taquilla a quien es tan insensible para con los demás. Y sí, las películas atraen o no por su cartel, del mismo modo que los productos por su publicidad. Y este echa para atrás.

Pero sí, con ver una imagen me siento bastante capacitada para juzgar esa imagen. Se vende obscenidad y escándalo y cualquier subvención que haya obtenido se aparta del fin subvencional que ha de cumplir cualquier dotación pública de medios y es que bajo ningún concepto podrá ser contraria al interés general y creo que es razonable pensar que esta película no esté precisamente en línea con ese interés general.

Gracias a Dios en el mundo hay cosas mejores que ver que la paletada y la obscenidad pueblerina nacional cargada de putrefacción moral hasta las trancas. Esta imagen se hace porque se quiere... y porque en el fondo uno no es capaz de nada mejor: a uno no se le ha ocurrido otra cosa. Si D. Israel Rodríguez, nuestro querido "protagonista" pasase quinientos y pico días en un zulo como Ortega Lara ya veríamos si le seguía pareciendo todo tan gracioso o si adoptaba otro punto de vista.

Es una cuestión de sensibilidad, de básica sensibilidad y respeto por los demás.

Hefestión said...

“La blogosfera liberal se lo ha tomado con irónica distancia” dice Libertad digital!!!!

Yo creo que aunque irónica, muy valiente y por supuesto nada distante.Como dice fanfatal enhorabuena, pandemonio.Muchos liberogays estamos con vosotros, aunque no tengamos blogs aún nos queda cierto grado de sentido común y sobre todo de dignidad.

La imagen es tan zafia como repugnante.Si una imagen vale más que mil palabras, esta vale más que todo un tratado de sadismo y esquizofrenia NAZI- terrorista.
Los mediocres han de recurrir a estas bajezas morales para hacerse protagonistas de la suciedad.Lo peor de todo es que saben que como en España no funciona el Estado de Derecho estas fechorías quedan totalmente impunes y hasta amparadas por la progresía patria( incluida la mariprogresía que silencia las detenciones de homosexuales en el reino del sur) que le encanta defecar todos los días con lo que represente a España.Les encanta el hedor putrefacto de la insidia y el insulto a lo que ellos consideran facilmente abatibles.Estas alimañas han salido de sus madrigueras con el firme propósito de incitarnos al odio y como se apunta de que haya cada día más gente que no nos quiera bien.

Berlin Smith said...

"no necesitamos vernos un filme entero para juzgar una imagen. Para juzgar una imagen basta con ver esa imagen: y tal imagen es profundamente repelente por el inmenso desvalor moral que de todo punto de vista encierra."

Casi no precisa comentarios. Pero acaba usted, señora mía, de derribar años de estudios sobre la comunicacación e ignorar el poder del contexto. Yo ignoro todo sobre esa imagen y esa película: pero no me atrevería a decir nada sin verla. Por supuesto, todo el mundo es libre de darle dinero, bombo o no darle ni uno ni otro. Un nuevo caso de cómo las personas olvidan formarse su propio criterio asumiendo el de terceros. Recuerda poderosamente las colas de desgarrados creyentes a las puertas de los cines de yo te saludo maría que no habían visto ni pensaban ver, pero que hacían mucho caso al cura que les mandaba ponerse en la puerta para lavar el desagravio. Obvio es decir que yo te saludo maría se proyectó en los cines y el mundo ha continuado lo mismo. Y es que del honor y las ofensas no sólo no se come, si no que normalmente no acaban de cambiarle a uno el pensamiento. Es probable que entre todos acaben de alumbrar a un nuevo gran artista que ha socavado los cimientos de nuestra civilización burguesa. Y tendrá razón, encima.

Cristina said...

¿Quiere usted decir Berlin Smith que sería incapaz de juzgar un Velázquez sin volver personalmente al siglo XVII?

Pues le auguro una difícil tarea si alguna vez se viese usted en esa situación...

Y no abundo que me tengo que ir pitando pero celebro haberle movido a usted a la reflexión (en todo aquello en lo que se siente frenado de entrar, ¿o no?)

Cristina said...

Es que señor Smith, como usted bien sabe, como sabemos todos... lo que se juzga es la imagen contra su contexto real, el del práctico millar de muertos, miles de heridos, miles y miles de desplazados, y miles y miles de personas viviendo en un contexto de absoluto terror y completa falta de libertad en su propia tierra.

En tal contexto, ¿qué tal ve usted la imagen?

Y vamos a dejarnos en paz de bobadas: esto no es precisamente ni Pirandello ni el Caravaggio.

yosoyhayek said...

El mediocre necesita justificar su apalancamiento, o sus miserias, o simplemente su miedo a respirar y aceptar que no comprende, ni quiere, el mundo que le rodea. En su huída, arrogante, sin freno y sin mirar atrás, rompe con todo, la vanguardia es su sino, el desafío su añorado rastro…
No es raro que lo gay, lo marica izquierdista necesitado de nombre para autocalificarse y salir del armario no con valentía sino con rabia, complejos sin resolver y muchas muchas ganas de vendetta, recurra a todo aquello que cree molesta a su enemigo. Primero idealizan un chivo expiatorio, posteriormente se definen adaptando su ser a la contradicción de esa cabeza de turco, y posteriormente buscan aliados. Si el musulmán terrorista parece un problema para el hombre-blanco-heterosexual-cristiano-occidental-empresario-capitalista-liberal, pues perfecto! Que en España eso se relaciona indefectiblemente, dan igual los argumentos, con la idea de unidad y libertad de la nación, pues nada, etarras, nacionalismo periférico, cualquier cosa… el caos es buscar aliados, aunque en su credo su simple existencia sea un pecado, improductiva o lo que sea…
Ahí los tenéis! A mí no me sorprende, casi ni me indigna…
Saludos y Libertad!

Berlin Smith said...

¿Un Velázquez, me dice? Me juego varias operaciones de cambio de sexo a que si no le dicen previamente que lo que ve es un Velázquez (es decir, le dan el contexto), señora mía, usted tendría serias dudas de confirmar la autoría. Pero sucede lo mismo si es Perico el de los palotes: nadie dirá que pinta bien hasta que el contexto en forma de autoritas diga que Perico es todo un Velázquez.

Me habla de contextos morales, pero es usted la que decide el contexto sin saber lo que la imagen denostada quiere decir en la obra que se exhibe. No sabe ni el plano que va a antes ni el que va después. Por cierto, una diferencia nada insustancial entre la pintura, o una fotografía, y el cine. No es la primera vez que una foto no quiere decir lo que parece porque se ha cambiado el cuadro deliberadamente: la famosa foto de Ernesto Guevara, el Che, en la que tiene ese aspecto de Jesucristo y tomada por Alexander Korda no sería lo que es si no se hubiera positivado recortando sus extremos. El negativo original existe y se ha publicado, así que no me invento nada: pierde fuerza. Si la imagen que usted dice conocer tan bien bajara en un movimiento de cámara hasta el suelo y dijera "muera ETA" ya significaría otra cosa, pero usted ni siquiera le concede la posibilidad: porque admite que juzga sin ver. Y lo que es más, que no le interesa formarse una opinión por sí misma. Porque todo se sabe de antemano.

Pero todas estas cosas tan obvias y que por mor de una dialéctica presuntamente entretenida me obliga a recordarle (y que me temo que sabe) siguen sin responder a los puntos esenciales: la legitimidad de juzgar sin ver, la persecución de las expresiones. No se alarme, es un defecto muy común: el absurdo delito de apología del terrorismo, como el de injurias al rey (casos españoles) están en el mismo nivel de absurdo que el más internacional de "denegación del holocausto". Delitos de opinión. Delitos contra la libertad.

Es divertido comprobar como cuando la gente usa su libertad para hacer lo que no nos gusta (o que, presuntamente, no nos gusta, ya que no se quiere conocer lo que realmente es) hasta el más pintado resulta ser un enemigo de la libertad.

Libertymad said...

Pero bueno, ¿a qué viene esta discusión? Leedla mañana despacio y veréis que hay cierto bizantinismo en la misma.

Ijon Tichy said...

A mí la foto promocional me puede resultar repugnante y que durante la proyección citada cuatro descerebrados aplaudan determinadas escenas me molesta.

Ahora bien, lo realmente grave e inadmisible del asunto es que muy probablemente (una vez más),esa basura se ha producido con ayuda del dinero de todos nosotros.

Libertad de expresión con fondos privados, estupendo. Y que se caguen en dios en el rey o en su madre si les apetece.

Pero no a mi costa.

Cristina said...

No me juzgue tan inculta Berlin Smith, no sea usted grosero. Velázquez hay muy pocos. Y no se salga usted por los cerros de Úbeda: la imagen es la que es y es lo que se está juzgando. Se ha elegido esa imagen libremente, pudiendo haberse elegido otra. Digamos, Berlin Smith que chorradas, las justas. Se está juzgando una imagen: esa imagen y no otra que libre y voluntariamente se ha elegido para promocionar el filme... y que por cierto la propia productora ha retirado de su página web. Cuando a usted ETA le deje en una silla de ruedas hecho un guiñapo viene y nos cuenta si esto le sigue pareciendo una genialidad, ¿de acuerdo?

Muy verdad y profundo lo que dice usted, Hayek: los problemas personales de uno... y los vínculos emocionales subconscientes.

Por cierto, a Ijon Tichy - si algo es delito lo es: medie subvención o no. Estoy empero de acuerdo con usted que resulta además especialmente irritante que semejante inmoralidad se financie con nuestros impuestos.

Creo que es hora de "pasar un poco" de España. En cualquier caso, Libertymad, gracias por tu seguimiento y por hacerte eco de todas estas cosas que son tremendísimas: en su día en tu Chuecadilly y ahora. Te llevarás disgustos... pero también créeme que otros vemos en tu labor -y en la de otros blogueros, articulistas, etc.- una impagable labor a la sociedad, absolutamente imprescindible mientras otros que cobran un full salary se vand e vacaciones y est´ñan completamente missing durante semanas. A eso se le llama ineptitud, vagancia y caradura: but well, that's a different issue. Creo, en efecto, que es momento de "pasar" un poco y no sufrir...