Sunday, August 06, 2006

La segunda Shoah de Sánchez Ferlosio

El antisemitismo cumple la curiosa función de unir izquierdas y derechas, laicos y religiosos, homos y heteros... Es el super glue 3 de la amalgama y la estupidez políticas. Y en España, una de las rémoras del falangismo cateto que con tanto ahínco abrazan las izquierdas. Los viejos fascistas que reclamaban la revolución pendiente estarán revolviéndose de gusto en sus tumbas.

Un buen ejemplo de esto es la coincidencia del actor norteamericano Mel Gibson con el novelista español Sánchez Ferlosio. El primero acusó a los judíos de ser los responsables de todas las guerras en esa ominosa noche de borrachera en la que Braveheart violó la mitad de los artículos del código penal. Una pena. Ya he arrancado de mis paredes todos los carteles del otrora sex symbol. Los he reemplazado por fotos de Gabriel Albiac, que es mucho más de fiar.

No sé si sobrio o borracho, a más de ciento veinte o sentado en su salón, pero Sánchez Ferlosio nos regala en El País la versión "izquierda caviar" de la patochada de Gibson. Estos chicos de Polanco cuanto más infames más barrocos. En primer lugar, se hace eco de la aberrante acusación de genocidio contra Israel formulada por Mario Vargas Llosa. Resulta que los judíos ven la guerra de forma casual, ya que se ha convertido en su modo de vida, mientras que para los palestinos "el conflicto se plantea en términos de supervivencia, de vida o de muerte". Ya saben, la vieja falacia antisemita de que los muertos judíos no existen.

Sánchez Ferlosio añade a esta barbaridad su particular dosis de vitriol antijudío: "...porque Israel, con el incondicional apoyo de los americanos, está dispuesto a que se destruya el mundo antes que perecer". Es decir, que valdría la pena que Israel desapareciera si con eso se salva el mundo, que peligra por la cerrazón judía y la miopía norteamericana. Ferlosio no habría tenido precio como editorialista del Pravda en tiempos de la guerra fría o de Arriba en los primeros años cuarenta -¿lo sería? no lo sé, pero sí que publicó mucho en revistas falangistas en esa década.

A continuación acusa a las dos partes de soberbia, pero por supuesto es el poderoso -Israel, si es que a alguien no le ha quedado claro- quien usa la del débil. Nada que objetar entonces a Hamas. Y por supuesto, nuevas diatribas antiamericanas y una comparación en términos de igualdad entre un presunto torturador guatemalteco y las víctimas del terrorismo de ETA. A medida que uno avanza en la lectura del artículo el hedor no hace sino aumentar. La pestilencia que despiden las palabras de Sánchez Ferlosio, quien que yo sepa vivió muy a gusto la dictadura franquista, que le dedicó grandes estudios filológico-literarios y le llenó de honores sin que el escritor dijera esta boca es mía, se hace insoportable. Pero uno debe seguir leyendo. Ya saben que a veces el sufrimiento es parte de la necesaria educación sentimental.

El novelista pasa ahora a ocuparse del terrorismo islámico, que en otra curiosa metáfora minimiza: "La obra del terrorismo en los países del Occidente cristiano, incluido el derribo de los dos rascacielos iguales, no pasa, en efecto, de ser un epifenómeno que hace completamente ridículo el altísimo diapasón de los clamores que los intereses políticos interiores y exteriores han levantado y, sobre todo, siguen levantando". ¿Pensaban que la cosa no podría ponerse peor?

Otro palo a Israel: profesionales del victimismo. "Todo el mundo anda con un par de orejas como las de una liebre levantadas al viento atentas a captar cualquier mínimo soplo que de algún modo podría interpretarse como una grave ofensa a su persona, y ya se sabe que los israelíes son especialistas en semejantes susceptibilidades". Los neonazis y revisionistas del Institute for Historical Review no lo habrían dicho de forma más rotunda. Espero que a Ferlosio no le molesten estas comparaciones, pues él no es victimista.

Se dedica a continuación el novelista a criticar la supuesta amistad de Vargas Llosa con Israel, que a su juicio es falsa y llena de sospechosas ambigüedades. Al menos, la judeofobia de Sánchez Ferlosio no es ambigua. Él tiene muy claro que Israel debería desaparecer en aras de la paz, de la misma forma que las víctimas de ETA deberían ser borradas del mapa por el bien de todos los españoles.

Concluye citando al sionista Herzl, quien afirmó que "Para Europa constituiríamos allí un lienzo de muralla contra Asia; seríamos el centinela avanzado de la civilización contra la barbarie". Una declaración que Ferlosio juzga de forma implícita como etnocéntrica y negativa. La conclusión es clara, Israel nunca debería haber existido. Sin embargo, lo peor es que "eso es lo que parece volver a ser hoy en la mente de muchos occidentales, españoles incluidos, que aseguran que la defensa de Israel es la de Occidente".

Por tanto, permitamos que Israel perezca -como los judíos viven para la guerra, que tengan su merecido- y después ya nos arreglaremos con los islamistas, que de todas formas tampoco es que hagan tanto, y si lo hacen es ciertamente por culpa nuestra. Pensé que la inquidad de El País y sus colaboradores había llegado a su nadir. Sin embargo, todo es empeorable. Seguramente Sánchez Ferlosio, atacado de soberbia y en los últimos años de su vida, no se imagina un mundo sin él, y ante su próxima desaparición fantasea con una gran hecatombe que se los lleven a él y a Occidente de un solo plumazo. Como el abuelito gagá que pasa su vejez contando batallitas, el insigne narrador regresa a sus orígenes y nos propone una coalición progre-islamofascista y una nueva Solución Final como remedio para nuestros males. Tal vez para los suyos, aunque me temo que el viejo se va a ir a la tumba con ellos puestos.

Pues lo siento por él y por sus vanos extertores de odio y resentimiento. Muchos de nosotros seguiremos aquí, viviendo como mejor nos parezca y dejando vivir, sin reclamar un nuevo Holocausto como precio por una imaginaria comodidad y, por supuesto, pasando buenos ratos leyendo los relatos de Ferlosio, cuya revolución pendiente nunca se cumplió. Amén.

9 comments:

Bartleby said...

Excelentes y clarísimos tus últimos posts.
Es gracioso que, de repente, se haya puesto de moda citar a Ilan Pappé -que se presentó no hace mucho por la lista comunista al Knesset- e, implícitamente, a los "new historians" israelíes, seguramente sin tener mucha -o ninguna- idea de lo que se está hablando. Lo que no se dice es que hay otros autores como Michael Oren o Efraim Karsh, con visiones muy distintas del asunto. Karsh tiene incluso un libro llamado "Fabricating israeli history" dedicado a desacreditar a esta panda.
Son debates complejos y yo no estoy en condiciones de decir quien tiene razón, si es que alguno la tiene simepre; pero, vamos, que Pappé no es la Verdad revelada y hay más cosas en el cielo y en la tierra, aunque estos sectarios no quieran enterarse.

Mikimoss said...

"Muchos de nosotros seguiremos aquí, viviendo como mejor nos parezca y dejando vivir"

Falso patán. Matais a más de mil libaneses, destruiís su país y a la parte Palestina que no teneis invadida. Incumplíis más de una decena de resoluciones de la ONU, sentencias del tribunal de la Haya sobre la ilegalidad del Muro de la Vergüenza e impedíis la aplicación del derecho internacional mediante la aplicación del veto yankee. Os pasais los Derechos Humanos de 5 millones de refugiados palestions por el forro de los cojones.

Solo hay una solución cuando los que te asesinan más tienen todo el poder y además anulan cualquier posibilidad de aplicación de la legalidad internacionl: morir matando.

¡Arriba Palestina!

cix said...

Como todo Dios en la blogosfera, utilizas la bella táctica de poner en boca del enemigo lo que tú quieres que diga y no lo que dice.
Qué manía con lo del antisemitismo, Dios Mio! Si parecéis los progres a los que criticais, que se pasan todo el día llamando fascistas a los liberales - a los que tú pareces no pertenecer, contra tu criterio.
Parece mentira tener que decir esto, pero las cosas no son tan simples: Israel, como cualquier estado -joder, que esto deberías saberlo- no está libre de pecado; que tiene acciones criticables y que se pueden criticar sin ser para nada antisemita. Igual que se pueden criticar las bárbaridades islámicas sin ser islamófobo. Seamos un pelín más rigurosos.

Bartleby said...

Este chavalito, miki, empezó dejando comentarios farragosos en La Frase Progre. Iba de enteradillo y de moderado, todo circunloquios pseudofilosóficos que, supongo, le parecerían muy profundos. Criaturita. Poco a poco se le fue cayendo la pintura, y mira para lo que ha quedado, el pobre.
Si es que rascas un poquito y les sale el carca que llevan dentro... ¡Arriba!
En fin, Ferlosio chochea, y no es la primera vez. El artículo sobre Sgrena, además de emplear la trilladíiiisima metáfora de Antígona, era para retirarle el saludo.

Isidoro Lamas Insua said...

Una cosita: Mel Gibson no estaba fuera de sí cuando fue detenido sino que si bien recuerdo su grado de alcoholemia no llegaba a 0.5, lo que pasa es que en California el grado de alcohol permitido es mínimo. Fue detenido por eso, pero no estaba loco ni "violó la mitad del código penal". En cualquier caso violará usted el código penal al injuriar al señor Gibson. Quede claro, no obstante, que encuentro despreciable que éste sea antisemita, lo que ocurre es que encuentro igual de despreciable la corrección política y la falta de rigor con la que los medios trataron la detención de Gibson y de la que usted participa con su ignorancia: lástima. Apaleo, apaleo...

Salud y libre comercio

Libertymad said...

¡Qué miedo que me das Miki! Creo que deberías contactar con ETA por si quieren reclutarte. Serían un candidato perfecto.
Isidoro, patancito mío. Gibson fuera de sí y loco lo dices tú, así que si yo fuera abogado de Gibson te pondría un pleito. Y lo del alcohol... lo que dice la ley Californiana Y PUNTO. ¿Entiendes que en distintos países haya diferentes leyes, o es que todavía no has salido de tu pueblo? Aunque sea, agarra un autobús, que no te vendrá mal. Incluso con el grado de alcoholemia español, hay mucha gente que no está borracha pero legalmente se la considera bebida. Creo que hasta alguien como tú lo podrá entender.
Respecto a tu adorado Gibson, se te olvida el asunto de las drogas, los antecedentes con el alcohol, resistencia a la policía, insultos, exceso de velocidad... Por cierto, yo lo del americano lo leí en el Daily Mail, no en un medio español, y en todo caso la comparación con el ex falangista la hago en términos de igualdad, así que mismo rasero.
Bueno, espero que esto sea bastante. No sé si lo tuyo será sólo incultura o también falta de inteligencia. Ninguno de los males es incurable.

Libertymad said...

Cix, las comillas reproducen frases textuales. Supongo que hasta ahí habrá llegado tu educación.
La interpretación de un texto es algo legítimo, salvo que uno sea musulmán fundamentalista o esté en Arabia Saudita, donde como sabrás la ley es el Corán interpretado de forma literal.
Y criticar la política de un gobierno es estupendo, pero condenar a toda la población de un país y decir que ni siquiera deberían existir es algo que yo calificaría como bastante "anti". Por ejemplo, nadie dice que Cuba debería desaparecer del mapa porque así Castro no nos daría problemas. En cambio, algunos como Ferlosio dicen que Israel nos puede arrastrar a todos a la destrucción -literal- y la conclusión que yo saco, es que al autor no le importaría que Israel desapareciera -¿y cómo desaparecía si no es a través de un extermino de su población?- para ahorrarnos problemas a todos. ¿He ido demasiado lejos? Tal vez, pero es una conclusión perfectamente lógica que se extrae directamente de la frase que cito en mi entrada.
Desde luego, Cix seamos no un pelín, en tu caso diría yo que mucho, muchísimo, más rigurosos.

Isidoro Lamas Insua said...

Libertyloco: Siento decirle que mi falta de inteligencia sería, en todo caso, inversamente proporcional a su falta de respeto. Yo cuando sugiriese que alguien es un ebrio demente por ser detenido por exceso de alcohol me preocuparía antes de comprobar cuál era ese exceso. ¿O es que todo es lo mismo? ¿Nos va a resultar usted un positivista cerril? Si es así... no sé cómo puede conciliarlo con ser liberal o cosa parecida; denos la receta.

Salud y libre comercio

Anonymous said...

gran post, muy bueno

parece que ferlosio cree que israel puede desaperecer no? jaja que idiota