Sunday, May 18, 2008

Liberofachas y teocons

El problema, en mi opinión (y en esto me gustaría invitar a nuestros lectores a dar su opinión), proviene de lo excesivamente amplio y difuso que es el término “conservador” en Estados Unidos. Un librecambista a favor de quedarse en Irak todo lo que haga falta y en contra del diálogo con Cuba y con Irán se definiría como conservador. Pero también lo haría un “born again” que lucha por no enseñar la teoría de la evolución en las escuelas y por que las mujeres se queden en el hogar y que considera que si no quieren practicar el sexo con su marido, pues se siente porque su cuerpo ya no es propiedad suya. El problema es también que el término “liberal” se ha devaluado tanto, se asocia tanto ahora con la izquierda que es en realidad más anti-liberal que otra cosa, que uno no puede poner distancia con las posiciones reaccionarias de gente como Schlafly diciendo que es “liberal;” porque decir eso es decir que se está o a favor de Hillary o a favor de Obama.
La amplitud del término “conservador,” en otras palabras, nos pone en defensiva a los liberales europeos que estamos en Estados Unidos y nos lleva a veces a considerar como de los nuestros a gente esencialmente anti-liberal. Ése me parece el gran error de mis amigos republicanos (un error que identificó Hayek).

David Jiménez, Libertad Digital, 16 de mayo de 2008.

Nosotros, por ejemplo, censuramos que los progres apoyen a regímenes que se oponen a algunos de sus valores fundamentales (digamos, por ejemplo, los derechos de los homosexuales) sólo porque también se oponen a su gran enemigo (Estados Unidos). Lo consideramos un ejemplo de hipocresía. Pero, ¿no estamos siendo igual de hipócritas si apoyamos a alguien que se opone a algunos de nuestros valores fundamentales (la igualdad del hombre y la mujer) sólo porque también se opone a nuestro gran enemigo (los progres)? Y Schlafly no es ni Irán ni Carrillo, pero esto no es una cuestión de grado sino de principio. Y los liberales, al menos según Hayek, somos, antes que gente de partido, gente de principio. Sólo porque la dictadura rojiprogre en las universidades sea un hecho no deberíamos ponernos tan a la defensiva que nos olvidemos de eso.

David Jiménez, Libertad Digital, 18 de mayo de 2008

Para los miembros del lobby liberofacha, seguro que David Jiménez será otro miembro de la extrema izquierda impía, nauseabunda y pervertida que se ríe de la Ley Natural y da la espalda a la Ley Divina. Algunos lectores así se lo han recordado, y un par de ellos len han instado a que se quede en los Estados Unidos y no regrese a España. Un porque aquí la cosa está muy mal debido a ZP, otro porque se siente escandalizado por las opiniones de David y piensa que gente como él no debería vivir entre nosotros. El neoliberalismo por la Gracia del Dios de la ira es uno de los fenómenos más interesantes en el panorama político español. Una bomba que a algunos les estallará en su propia cara. Que no digan que no les avisamos.

4 comments:

javi-esta2 said...

no llegó a entender bien el post ni lo que ha escrito David, por otra parte me alegro que la gente vaya comentando más en su blog colectivo ya que parece un buen chico.

aquiles said...

lo que no entiendo de los que critican a David es que parece que por aprobar la igualdad de derechos y oportunidades, se esté forzosamente obligando a las mujeres a salir de sus casa, no tener hijos y dedicarse a ser bomberos. no, señores, no. la mujer puede elegir entre quedarse en su casa o salir y comerse el mundo. ahí está la diferencia. el otro extremo, por ejemplo, lo encontramos en Zapatero, que obliga "por fuerza" a que haya mujeres en determinados sitios simplemente por ser mujer. ni lo uno ni lo otro, porque al final los extremos se tocan (y se realimentan, y de qué manera).

además, ese hooliganismo de "son unos hijos de puta, pero son nuestros hijos de puta" no es que no sea liberal (ya el palabro me molesta hasta usarlo), es que no es ni siquiera medianamente inteligente, y sí mucho más próximo al ¿pensamiento? de izquierdas radical. conmigo que no cuenten para ese hooliganismo. en cada momento elegiré mis compañías en función de lo que defiendan. y no aceptaré etiquetas ni de unos ni de otros.

xalisko said...

Celebro muy de veras que tengas un vislumbre de PARTE de la mala hierba (persecutoria, estigmatizadora, inicua, liberticida) que crece en vuestro propio huerto.

Bien podría suceder que en un segundo paso descubrieras las miserias que se cuecen entre "los tuyos" TAMBIÉN en aspectos económicos. Y TAMBIÉN en el concepto meramente formal, meramente "show", de eso tan importante que es la libertad.

Un día hablamos de la democracia directa y de la democracia asamblearia, que en España tuvieron días gloriosos en las áreas republicanas (Cataluña, Aragón) durante el atroz periodo 1936-1939.

Libertymad said...

Querido Aquiles, es la mejor postura. Yo añadiría que a veces hay que separar las ideas de las personas. Si alguien que te cae mal o que ha dicho cosas con las que no estás de acuerdo dice algo elogiable, hay que reconocerlo. Y viceversa.
Creo que David da en el clavo. Pero él vive en los EE.UU, donde las distintas familias de la derecha guardan las distancias y la Coalición Cristiana está muy desprestigiada. En cambio, aquí hay un lío impresionante y una agresividad que produce miedo.