Sunday, December 02, 2007

Conspiración masónica

Nunca he leído sobre masonería aparte de algún artículo aquí y allá y las referencias a ella en los libros de historia. Sin embargo, el artículo entrevista que hoy se publica en ABC sobre el penúltimo libro dedicado a los masones y su autor ha despertado mi interés en el tema, así que estas próximas Navidades pienso dedicar tiempo al asunto, que por lo visto dista de ser aburrido, sino bastante divertido:

«La conspiración masónica en España. De las primeras logias al Gobierno de Rodríguez Zapatero» (Styria), «la masonería estuvo muy vinculada al 11-M porque los masones franceses estaban absolutamente enterados de que se iba a producir un gran atentado e informaron a los socialistas a través de Rubalcaba:

Por ejemplo, del Ayuntamiento de Madrid, a través de Gallardón, han desaparecido los elementos cristianos y ya no se pone en las luces “Feliz Navidad” sino “solidaridad, igualdad y justicia”, que son palabras claves de la lexicografía masónica.

A Pedro Álvarez Lázaro, profesor de Historia de la Educación en la Universidad Pontificia de Comillas e investigador durante más de 30 años del Instituto sobre Liberalismo, Krausismo y Masonería, hilar la realidad de los masones le ha llevado, sin embargo, más de seis lustros de estudio puramente científico, será por eso que está considerado una prestigiosa autoridad internacional en la materia y por lo que ha sido acusado con canalla ligereza por parte del citado De la Cierva, y otros correligionarios, de ser él mismo masón, más aún, creador de una «logia negra», por aquello de ser jesuita, mientras eran jaleadas tales ignominias desde la emisora de los obispos, donde no tuvieron otra que realizar la oportuna rectificación. ¿De qué sirvió? Como reconoce el propio Álvarez Lázaro, autor de «La masonería, Escuela de formación del ciudadano» y otros 5 volúmenes sobre la sociedad secreta: «Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad».

Estos ataques proceden de mentes, así por separado aunque también podríamos decirlo junto, dementes, que persiguen unos intereses integristas de recuperar el discurso complotista para mantener que sus teorías son las que defienden la verdad y dicen la verdad en contra de lo que puedan demostrar jueces, tribunales, sociedades de derecho... Ciertos locutores de la Cope, de Intereconomía o autores como De la Cierva están recuperando un discurso que no es que sea obsoleto, que no sería peligroso, sino que va contra la sociedad de derecho recurriendo al viejo mito masónico y amparándose en el secreto de la masonería para no necesitar demostrar que ciertas manipulaciones o atentados son, como acusan, debidos a esa organización. Cuando quieren descalificar a un líder político, en este caso Zapatero y ocho ministros más, no necesitan presentar ningún tipo de de prueba sino simplemente acusar.

No les parece todo un poco enrevesado y bastante contradictorio. Escritories antimasónicos acusándose mutuamente de masones y conspiradores, achacándose unos -Álvarez Lázaro- a otros precisamente lo que ellos hacen -por ejemplo, hablar de una conspiración masónica relacionada con el 11-M, algo que según mis fans anónimos me costará el despido de LD, aunque que yo sepa tal hipótesis nunca ha sido defendida por ese medio-. En fin, todo suena bastante ameno, aunque uno no sabe si pertenece al género histórico, al de la ficción o al médico. Tenía pensado comprarme el último libro de Ussía, pero creo que el libro del profesor Álvarez Lázaro me hará reír más, al igual que algunas de las cosas que le he oído decir a Ricardo de la Cierva en Cope.

Espero que nadie pida el cierre de este blog o su salida de Red Liberal por promasónico o alguna cosa similar, pero si alguien lo quiere intentar, que lo haga.

5 comments:

Anonymous said...

Yo creo que todo lo que se dice de la masonería es propio de gente demente. De hecho, ni hay ni hubo masones. Ni Azaña ni Maciá ni Companys ni Álvarez del Vayo usaron las logias con fines políticos. Eran del GOE o de la GLE como el que es del Barça o del Español. Paparruchadas franquistas.

Berlin Smith said...

A la vista de lo que leo, voy a meditar seriamente pedir el ingreso en la masonería, tiene que ser entretenidísima y es evidente una fuente de carrera en la vida.

(lo de leer a Ussía, ¿es porque le gusta la literatura o los chascarrillos?)

Libertymad said...

De Ussía me gustan sobre todo los chascarrillos. Anónimo, lo que a mí parece increíble es que ciertos señores se dediquen a decir que todos los políticos que no les gustan son masones, que cualquier enigma histórico es fruto de una conspiración masónica, y que por supuesto, cualquier historiador que haga lo mismo que ellos pero que por alguna razón difiera en algo, o por ejemplo venda más libros que ellos, es masón.

Geheimnis said...

La masonería ha estado siempre implicada en cada una de las desgracias históricas de España, como por ejemplo la pérdida de las colonias en América. Siempre ha sido foco de conspiraciones: siempre un poder en la sombra.
Si no ha leído nada sobre la masonería, le recomiendo el libro de César Vidal "Los masones: la sociedad secreta más influyente de la historia", y luego ya cada uno que se crea lo que quiera, y opine como le parezca.

Anonymous said...

El problema no es que Zapatero sea o no masón, que lo es. Discurso en Francia sobre la Fraternidad, la Alianza de Civilizaciones, el hombre es un dios para el hombre, etc. El problema radica cuando se es presidente de un país y éste no utiliza la fórmula preestablecida de juramento constitucional. Entonces se están superponiendo los deberes masónicos a los políticos