Tuesday, December 18, 2007

Islamofobia, racismo y homofobia

Leo con horror que tras la emisión el pasado mes de enero del reportaje Undercover Mosque –mezquita secreta- donde predicadores islámicos salen pidiendo que los homosexuales sean arrojados al vacío desde las montañas y que el Reino Unido se convierta en un Estado islámico donde los apóstatas sean pasados a cuchillo, la policía inglesa pidió la cinta para investigar posibles delitos y terminó denunciando a la cadena de televisión Channel 4 por incitar al odio racial.

¿Podremos ver el documental en algún canal español? ¿Algún valiente?

La historia aquí.

El programa aquí y la traducción el guión al español aquí. Hold on to your seats!

Por otra parte, Samina Malik, una chica de 23 años sin ninguna conexión con grupos terroristas o filo-terroristas, ha sido condenada por terrorismo. La chica se dedicaba a colocar poemas con mensajes parecidos a los de los predicadores mencionados arriba en páginas web y se los enviaba a sus amigos por correo electrónico.

Unos señores hechos y derechos aprovechan su legitimidad religiosa y carismática para lanzan soflamas genocidas en público y la culpa es de quien lo denuncia. Eso sí, los sacerdotes y predicadores cristianos deben tener mucho cuidado con decir que ser gay es pecado, porque pueden dar con sus huesos en la cárcel. Una descerebrada de 23 años se dedica a las gamberradas en internet y es encarcelada por terrorismo. ¿Dónde quedó el sentido de la proporción? ¿Estamos locos o qué?

12 comments:

Nora said...

Pues sí, la verdad es que es preocupante.

Y podemos todos esperar sentados aque este documental sea emitido en España... No se emitió Sumisión y siempre se podía decir que era la interpretación de algunos: este aún menos, porque es la confirmación de que las mezquitas financiadas por Arabia Saudí son un peligro público...

Eso sin contar con las inversiones que pueden tener diversos saudíes en medios de comunicación españoles , que sabemos cómo se las gastan, aunque no se le dé ninguna publicidad...

Luis I. Gómez said...

Cada dßia lo tengo más claro: es posible integrar en nuestra sociedad a un musulmán, a varis es más dificil, a muchos imposible. Y bien que lo siento.

Hartos de ZPorky said...

Nos están sometiendo, no sé de que nos extrañamos...

octopusmagnificens said...

Cristianistas e islamistas son como los hooligans del Madrid y el Barcelona: enemigos pero iguales.

Anonymous said...

Octopus magnificens: mi discrepancia más radical. No existen "cristianistas". Es uno de los eternos recursos progres para hurtar el bulto en este tipo de cuestiones: los musulmanes podrán tener sus defectos, pero los cristianos también son sexistas, homófobos y no sé qué más. Todos iguales, todos igual de culpables, que nadie tire la primera piedra. La amalgama: lo que Octavio Paz llamaba "inicuas simetrías". En realidad, no hay comparación posible. Nadie en la Iglesia (desde luego, en la Iglesia actual, pero casi me atrevería a decir que nadie en toda su historia) propondría jamás "que se tire a los homosexuales desde lo alto de las montañas". El Catecismo actualmente vigente (punto 2358) ordena tratar a las personas homosexuales "con delicadeza y respeto", añadiendo que "no deben ser objeto de ningún tipo de discriminación". Creo que la entrada del blog iba dirigida precisamente a poner de manifiesto esa asimetría.

¿Por qué odiais tanto vuestra propia civilización? Tu cultura es (post)cristiana, lo quieras o no. Deja de luchar contra tus propias raíces. El enemigo está ahí fuera. C.

octopusmagnificens said...

Bueno, los postulados crisitianistas están dulcificados respecto a los islamistas porque nuestra sociedad está más avanzada, pero en el fondo vienen a ser prácticamente lo mismo: follar sin estar casado es malo; ser maricón es malo; mi dios es de verdad y el de los demás de mentira... Y así todo. Son siempre las mismas historietas. Las sectas son así.

Yo no odio mi civilización, soy proocidental y un apologista de la American War on Terror. Eso sí, aborrezco las religiones como cultos irracionales que son por definición. Como para catecismos estoy yo...

Libertymad said...

Octopus, querido, es imposible considerar la civilización occidental sin tener en cuenta el cristianismo, te guste o no. Precisamente las grandes diferencias entre ésta y otras civilizaciones -el individualismo, por ejemplo- provienen de ahí. Chico, por Dios, no seas simplista. Otra cosa es que seas ateo, algo posible aquí porque el cristianismo conlleva el respeto a las opiniones ajenas.

Anonymous said...

¡¿Cómo va a ser lo mismo?! La Iglesia tiene su ética sexual, como no podía ser menos, pero nadie en una sociedad occidental corre el menor riesgo por desatenderla. En muchos países musulmanes, por el contrario, el pecado es además DELITO, a veces castigado con la muerte. Pregúntese si no a los homosexuales ahorcados en Irán o las mujeres lapidadas por adulterio en diversos países islámicos. C.

octopusmagnificens said...

Históricamente por supuesto que el cristianismo forma parte de la civilización occidental, eso no lo puede negar nadie, pero por fortuna hoy es ya más una simple tradición que una verdadera religión. Ojalá se extinga definitivamente y triunfe la razón. A mí me deprime ver las iglesias siempre vacías o medio llenas de viejos seniles. Es la decadencia pura y hay que enterrar todo eso.

snipfer said...

El documental ya tiene su tiempo y es claramente estremecedor.

Por cierto, en Inglaterra no hay montañas, ¿Qué piensan hacer? ¿Grúas como los iraníes?

Libertymad said...

Snipfer, cariño, no des ideas o voy a tener que caminar por las calles de Londres portando un exocet, como Katia Flavia.

Fin de los Tiempos said...

Octopusmagnificens, la grandeza de la democracia es elegir un camino y seguirlo sin mirar cuál eligen los demás. No desear que los que no van por el de uno caigan a un pozo. Está muy bien no creer y desligarse de la religión, pero no por ello hace falta desear que se acabe lo que otros consideramos un referente.