Friday, December 07, 2007

Ron Paul y el comercio internacional

El presidenciable se manifiesta contrario al embargo a Cuba:

Los americanos desean la libertad de viajar y comerciar con sus vecinos cubanos, igual que con Vietnam y China. Los americanos que no quieran interactuar con un país a cuyo modelo de gobernanza se oponen son libres para boicotear. El asunto aquí es que son los americanos que viven en un país libre, y como un pueblo libre deberían ser ellos, y no el gobierno, que eligieran donde comprar y viajar.

Americans want the freedom to travel and trade with their Cuban neighbors, as they are free to travel and trade with Vietnam and China. Those Americans who do not wish to interact with a country whose model of governance they oppose are free to boycott. The point being – it is Americans who live in a free country, and as free people we should choose who to buy from or where to travel, not our government.

En primer lugar, el señor Paul demuestra un conocimiento nulo de lo que es un régimen totalitario -él también debería viajar un poco, o leer algo de historia- pues de otra forma no diría eso de comerciar con los cubanos. Ojalá se pudiera, pero como saben los empresarios extranjeros que abren establecimientos de cualquier tipo allá, con quien se comercia es con el Partido Comunista, que no equivale a todo el pueblo cubano. Después, lo de gobernanza -término inventado por los politólogos progres para no decir sistema político y así evitar que la democracia parezca superior a otros sistemas- demuestra que Paul, o quien le escriba las cosas, está a la última en vocabulario políticamente correcto.

Aparte de que el párrafo parece escrito por algún funcionario castrista, me pregunto por qué Ron Paul niega a sus compatriotas el derecho a comerciar con Chile (2002), América Central (2003), Singapur (2003), Australia (2004), Bahrain (2005), Oman (2006), Y TAMBIÉN VIETNAM, PRECISAMENTE EL EJEMPLO QUE EL MENCIONA EN SU ARTÍCULO, EN 2006. ¿Qué tendrá la "gobernanza" australiana que no tenga la cubana para ganarse la animosidad de Ron Paul?

Me encantan muchos de los principios defendidos por Ron Paul, pero cuando éstos se confrontan con la práctica, el candidato no es mucho mejor que los demás. No seré yo quien le pida coherencia absoluta, pero sí un poco más de cuidado a la hora de apuntar el dedo y acusar a los demás por cosas que él también hace. Por cierto, Ron Paul debería hablar de las subvenciones al algodón y al arroz, dos cultivos protegidos contra otros países. Da la casualidad que en la región de Texas representada por Paul se cultivan abundantemente estos dos productos.

No hace falta predicar con el ejemplo todo el tiempo, pero cuidado con los liberales de salón. Nadie es perfecto, pero la mezcla de hipocresía y arrogancia es uno de los peores defectos de un político, y la ceguera voluntaria el camino más rápido hacia el catetismo intelectual.

6 comments:

blogger comission said...

Que cambies el puto formato ya, hostia

Albert Esplugas said...

Libertymad,

Primero, no sé por qué este empeño en buscar cargos contra Ron Paul para desacreditarle, siendo como es el presidenciable más liberal que ha tenido Estados Unidos, de lejos. Si fueras radicalmente hostil a la participación/activismo político aún lo entendería, pero hasta donde yo sé no lo eres. Por otro lado tampoco estás haciendo los deberes, consultado las respuestas de Paul y sus acólitos a las críticas que mencionas, lo que me parece indicativo de cierto sesgo. En definitiva, para un político honesto y coherente con los principios liberales que hay (a pesar de sus defectos), con lo excepcional que es dar con algo así, pienso que no es razonable "buscarle las cosquillas" (expresión catalana traducida!) de este modo. Hay críticas a Ron Paul que me parecen muy legítimas, pero hay otras que me parecen francamente injustas y desmesuradas, sobre todo viniendo de liberales, y las tuyas se enmarcan bastante en el segundo grupo.

Segundo, sus palabras sobre el embargo cubano me parecen muy razonables. No creo que el Estado deba imponer sanciones/bloqueos a otros países, debe corresponder a cada individuo en particular la decisión de boicotear o no a un determinado país, la decisión de comerciar con empresas/individuos de ese país (incluso en el contexto de una economía socialista) o la decisión de viajar a ese país. Has viajado a Cuba alguna vez? Si es así, tú también eres culpable de financiar el régimen cubano, no? Estás de acuerdo en que el gobierno USA prohíba a sus ciudadanos viajar a Cuba? Estarías de acuerdo en que el Gobierno español nos prohibiera viajar a Cuba? Si crees que el bloqueo beneficia a los cubanos, estarías de acuerdo en implementar un bloqueo internacional que sumiera a Cuba a un asedio total (sin comercio, inversión extranjera ni turismo) durante los años que fueran necesarios hasta que el régimen cayera (asumiendo que fuera a hacerlo)? No crees que durante ese embargo más estricto los cubanos sufrirían mucho más de lo que sufren ahora? Crees, no obstante, que el fin justifica los medios (que el fin de hacer caer el régimen -asumiendo que un embargo más estricto fuera a derribarlo, lo cual es discutible- justifica hacer sufrir más a los cubanos en el interim)? Y qué crees que opinarían los cubanos sobre un embargo internacional que iba a sumirles en la pobreza aún más? O impondrías el embargo en contra de la opinión de los cubanos por su propio bien? Si estás en contra de estas medidas tan drásticas, por qué estás a favor del embargo de USA sobre Cuba? (por tus comentarios infiero que lo estás) El embargo de USA tiene los mismos efectos pero a una escala más reducida, si estás a favor de lo uno deberías estar a favor de lo otro, y viceversa si estás en contra.

En mi opinión el libre comercio/movimiento de personas es una alternativa preferible, desde un punto de vista ético y práctico. El comercio, la inversión y el turismo benefician económicamente a la sociedad recipiente, la abren más al mundo y la inundan de nuevas ideas. Hay, en definitiva, más interacción, y la interacción es buena para cambiar mentalidades. La prosperidad atambién genera una demanda de libertad política, mientras que las sanciones son utilizadas por el gobierno opresor como excusa para defender el statu quo y desviar las miradas y las críticas hacía los "enemigos externos". Yo creo que Cuba evolucionaría más rápido si el gobierno USA levantara el embargo y los americanos pudieran comerciar, viajar e invertir en Cuba libremente.

Tercero, sobre el comercio internacional, creo que estás abusando de la demagogia cuando acusas a Paul de hipócrita por votar en contra de tratados internacionales como el NAFTA y similares. El razonamiento de Paul (y de varios otros autores liberales y think tanks en USA) es que esos tratados de libre comercio liberalizan el comercio entre los países firmantes A COSTA del comercio entre este bloque de países y el resto del mundo, a través de tarifas y otras medidas proteccionistas de puertas a fuera. Paul está a favor del libre comercio irrestricto y en su opinión para implementarlo no hace falta firmar complejos tratados regulatorios de este tipo o ceder soberanía a la OMC, basta con suprimir tarifas, cuotas etc. y efectivamente comerciar con los que quieran hacerlo.

Dicho esto, yo no estoy seguro de coincidir con Paul en su rechazo a estos tratados. Como dice el Club for Growth, aunque no son perfectos, quizás suponen, en balance, una mejora, y estamos haciendo que lo perfecto sea enemigo de lo bueno. Pero por otro lado si Paul fuera Presidente podría vetar todas las tarifas que vinieran del Congreso y defenderla supresión de los subsidios etc. y eso por sí solo ya podría contrarrestar los efectos de no firmar esos tratados. Su posición más radical quizás también podría resultar al final en pasos adelante más agigantados/con menos concesiones, porque si te conformas con poco van a acabar dándote poco. No lo sé. En cualquier caso es obvio que Paul no está siendo hipócrita, a lo mejor se equivoca de estrategia en este caso, pero es coherente con sus principios.

Sobre los subsidios y "pork" varios, te he contestado en la lista pero cito los dos enlaces aquí. El "pork" que recibe el distrito de Paul no es aprobado por Paul (el vota siempre NO cuando toca aprobarlo), Paul lo reclama cuando está aprobado y solo toca asignarlo: 1 y 2

Concluyo: Paul me parece un ejemplo de honestidad, integridad y coherencia con los principios liberales, y teniendo en cuenta el escepticismo que me suscitan casi todos los políticos que se autodenominan liberales, puedes estar seguro que no digo esto a la ligera X). Como he dicho, hay críticas a Paul que me parecen absolutamente legítimas (y necesarias), en mi caso discrepo rotundamente con él en el tema de la inmigración. Otros liberales no estarán de acuerdo con sus posiciones anti-abortistas o anti-war. Pero no creo que tacharle de hipócrita o de ser igual que los demás políticos sea una crítica justa en absoluto. Y antes de acusarle de prostituir sus principios habría que contrastar más los "cargos" con las explicaciones dadas por el propio Paul y sus seguidores liberales. Aquí solo has dado la palabra al fiscal y el abogado tenía algo que decir.

Un saludo

Anonymous said...

Un matiz. La crítica a las uniones aduaneras basada en la desviación de comercio de Jacob Viner es algo a tener en cuenta, pero no debería ser, ni mucho menos, el principal obstáculo a constituirlas.

Hay un problema bastante más grave y es la letra pequeña de los tratados, que suelen implicar regulaciones en muchos otros aspectos como mercado laboral, medioambiente o propiedad intelectual.

Véase por ejemplo:

The United States - Peru Trade Promotion Agreement (Spanish: Acuerdo de Promoción Comercial Perú - Estados Unidos) is a bilateral free trade agreement, whose objectives are eliminating obstacles to trade, consolidating access to goods and services and fostering private investment in and between the United States and Peru. Besides commercial issues, it incorporates economic, institutional, intellectual property, labor and environmental policies, among others.

http://en.wikipedia.org/wiki/Peru-United_States_Free_Trade_Agreement

Esto es muy peligroso porque tiende a reducir la competencia normativa entre países y a estrangular la globalización (por ejemplo, se reduce la posibilidad del llamado "dumping social"), aparte de imponer nuevos costes a los países pobres, haciéndoles perder buena parte de su ventaja comparativa.

Eaco

Albert Esplugas said...

Libertymad,

Me olvidaba, puedes leer lo que opina Paul sobre el libro comercio y los tratados internacionales de su propia pluma: aquí y aquí.

Un saludo

PD: cuando digo "puedes estar seguro que no digo esto a la ligera X)" me ha salido un emoticon X) sin querer que ni se si significa algo, lo aclaro para que no busques segundos significados! Y ya puestos, ahora caigo en que "buscar las cosquillas" a lo mejor también se dice en castellano...

Libertarian said...

Ahora resulta que criticar un embargo comercial y predicar la disolución de fronteras comerciales con los países, sea Cuba o las Malvinas, no es liberal. Podríamos embargar seguidamente a Venezuela, a Irán y a todos que no tengan un régimen liberal democrático, se podría seguir con los países socialdemócratas... Y luego dices que otros son maximalistas 'a lo V de Vendetta'. Pues yo, sinceramente, no lo entiendo.

Iba a comentar el error de la crítica a Paul sobre las subvenciones agrícolas en Texas sobre las que siempre vota en contra, pero muy bien ya lo expuso Albert (también encuentro mis discrepancias con Paul en el tema de fronteras e inmigración, pero nada es perfecto y un político menos, pero Paul es lo más cercano a la perfección que he visto en su profesión).

Un saludo cordial.

Fin de los Tiempos said...

Yo tengo una duda. Si un país no debe imponer un bloqueo sobre otro sino dejar a sus ciudadanos elegir líbremente qué comprar, ¿por qué en España se censuran 9 webs que ofrecían alternativas a productos catalanes? ¿Qué supuesto delito se comete al ofrecer al comprador una variedad de productos para que líbremente elija a quién dejar sus beneficios?